Nanopartículas para frenar el cáncer de mama triple negativo en ratones

×
×
¿Estás seguro que deseas eliminar este contenido de tus favoritos?

image
26 MAR 2019

Nanopartículas para frenar el cáncer de mama triple negativo en ratones

Capaces de disminuir los tumores y su crecimiento metastásico
Un equipo de investigadores del Boston Children's Hospital (Estados Unidos), con la ayuda de bioingenieros del City College of New York, han podido demostrar que nanopartículas, guiadas por anticuerpos biespecíficos y portadoras de una quimioterapia ya usada y aprobada en la práctica clínica, disminuyen los tumores de cáncer de mama triple negativo, su crecimiento metastásico y mejoran de forma exponencial la supervivencia en un modelo murino.
Aproximadamente, entre el 15-20% de todos los cánceres de mama son triple negativos, hecho que se traduce en falta de receptores de progesterona, estrógeno y factor de crecimiento epidérmico tipo 2. Además, tienen el peor pronóstico de todos los cánceres de mama y unas opciones de tratamiento bastante limitadas. El hecho de encontrar un tratamiento capaz de distinguir entre las células cancerosas y las células normales ha sido bastante complicado.
Los investigadores, dirigidos por Peng Guo y Jiang Yang, realizaron un examen exhaustivo de las líneas celulares de cáncer de mama triple negativo de afroamericanos y caucásicos con el objetivo de ver si llevaban alguno de los 68 antígenos comunes del cáncer. Fueron capaces de identificar 16 objetivos potenciales comunes a todas las líneas celulares de cáncer probadas y, tras una evaluación adicional, escogieron dos: los receptores EGFR y ICAM1, siendo estos bastante abundantes en las células cancerosas pero raros en las no cancerosas.
 
 
"Hemos evidenciado que cantidades mucho mayores de quimioterapia fueron administradas específicamente a las células tumorales"
 
 
Tras determinar las cantidades relativas y las ubicaciones de cada receptor en las células cancerosas, el equipo de investigadores concretó la relación entre los receptores EGFR y ICAM1, que se encontraban muy cercanos el uno del otro. En base a dichas proporciones, diseñaron liposomas personalizados con anticuerpos dirigidos a EGFR y ICAM1 en la proporción correspondiente, una técnica conocida como focalización complementaria.
Según Guo, "hemos evidenciado que cantidades mucho mayores de quimioterapia fueron administradas específicamente a las células tumorales. Esto cumplió nuestra meta de reducir la cantidad total de medicamento necesario para tratar el tumor, reduciendo potencialmente los efectos adversos inducidos por la quimioterapia en pacientes con cáncer de mama triple negativo".
Referencia
Fuente: COPE
 

×
Proceso de indentificación vía OWA
Estamos validando tus datos, en las próximas 48h el equipo de OWA (One Key authentication) se pondrá en conctacto contigo para finalizar el proceso de registro.